polimorficamente perverso

Friday, November 10, 2006

Trabajo Basura


Esta semana la dedico a revisionar películas. Empiezo por Trabajo Basura (Office Space en inglés).
Trata de un grupo de desarroladores de software descontentos con su trabajo. Mediante un programa informático se dedican al Salami Slicing (una manera de sacarse pasta poquito a poquito). No quiero contar demasiado de la película, pero sí diré, para los onanistas, que sale Jennifer Aniston.
Viendo la película, con sus personajes variopintos (compañero friki neurótico, jefe que se dedica a dar vueltas por la oficina bebiendo café), no pude dejar de pensar en mi propia oficina. Sin duda, una película muy recomendable, eché unas risas tremendas, y terminé con ideas nuevas para aplicar.

Y si todo es no te sirve, siempre te queda Jennifer Aniston.

Es una de las cosas que más me cuestan entender. Nuestra sociedad se ha ido teconologizando a un ritmo vertiginoso, tenemos hoy en día más información que nunca antes disponible (y accesible en cuestión de segundos). Pero aquellas personas a las que se les asigna un equipo tienen en gran medida un desconocimiento enorme (cuando no absoluto) de relaciones personales. Lo veo todos los dias, en mi empresa, en conversaciones con amigos, en libros y artículos. La tecnología parece que se va a poderando de nuestras vidas, y cada vez sabemos menos como interactuar con otros, tanto iguales como reportes.
Creo que fue Michel Foucault quien argumentaba que el poder más fuerte no era necesariamente el más presente y sancionador, sino el que, sin estar físicamente presente, te hacía actuar de cierta manera. Hoy ese poder, dentro de las relaciones laborales, no es el miedo al despido, sino ese afán por llegar a lo más alto de la pirámide, como ratas peleandose por un trozo de queso, el poder que hace que las relaciones sociales vayan desapareciendo.
Las relaciones las rige la ambición. Me llevo contigo porque luego me puedes servir. Cuando me dejes de servir, me dejas de interesar. Y si eres una (posible) amenaza a mi objetivo, te conviertes en un enemigo. Tu equipo no es para hacer bien el trabajo, sino para hacer trabajo, esperemos que salga bien, y si sale mal que nadie se dé cuenta. Lo imporante es hacer muchos proyectos, cuelgate medallas, qué importa si no son proyectos hechos al 100%. Metete en proyectos, cuelgate medallas, y reza que tu equipo pueda sacarte las castañas del fuego. Invierte tu tiempo no en mejorar proyectos y procesos, sino en disimular lo que no sabes hacer, sobretodo ante tu jefe, que no note lo incompetente que eres, no vaya a ser que te deje plantado tu equipo y tengas que trabajar de verdad.

Pero hoy no es solo el poder el que es ominpresente, también es el trabajo. Laptop, móvil, internet, blackberry... nunca desconectas del todo, siempre te pueden encontrar. ¿Añoras la época en la que te ibas de vacaciones con papá, y estaba jugando contigo a las palas? ¿Cuando no habia interrupciones en las comidas y las cenas? Despierta, ya no estámos en 1984, ahora es 2006. No nos vgila Gran Hermano, nos vigila Gran Jefe, que es más capullo por más inútil.

Listening to: Sex Pistols - EMI

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Get Firefox!